domingo, 27 de octubre de 2013

BIZCOCHO DE GALLETAS MARIA

Si existe alguien más fanático de las galletas maría, ese es sin duda mi marido. Bruno no pasa un día de su vida sin comer galletas maría, y le da igual si son de marca o marca blanca, si las come sola o con leche caliente, para él es el mayor manjar dulce... y si.. estoy celosa porque prefiere una galleta maría a un postre hecho por mi.... pero SOLUCION!!!! si hago algo que sepa a galleta maría seguro que le encantará.
Esta semana fue su cumpleaños y tenia la gran oportunidad de deslumbrarlo, la tarta que le hice llevaba todo lo que le gusta, y por supuesto el sabor de las "María" no podía faltar.

Ingredientes del bizcocho:
400 gr de galletas maría trituradas (dos tubos)
300 gr de azúcar
8 huevos
200 ml de leche entera
200 ml de aceite de girasol
30 gr de levadura en polvo

Preparación:
Trituramos las galletas, yo uso el vaso de la licuadora y voy tanteando luego con los dedos, las que queden mas enteras para terminar de deshacerlas.
Aparte batimos las claras a punto de nieve y una vez montadas, vamos añadiendo el azúcar, las yemas, la leche, el aceite y luego a mano y de forma envolvente el polvo de galletas.
En un molde engrasado vertemos la mezcla y llevamos al horno a 170º durante 1 hora o un poco mas hasta que al pinchar con un palillo, este salga totalmente seco.

IMPORTANTE:
la masa se pone inmediatamente dorada, debemos respetar el tiempo y no abrir el horno al menos pasados 45 minutos. si tenemos dudas, antes de pinchar el bizcocho es mejor mover el molde un poco hacia los lados para ver si el bizcocho ha cuajado o no... si pinchamos antes de tiempo lo mas seguro es que el bizcocho se hunda en el centro... y aunque igual esta delicioso, no es lo que deseamos!

Confieso que de mis dos intentos, las dos veces me ocurrió exactamente esto, se me hundió el bizcocho al centro, lo que para mi no fue un problema porque ya tenia planteada mi tarta con una sola capa de bizcocho, pero si quisiéramos rellenarla no seria de la altura suficiente.

El relleno que use fue plátano, dulce de leche y nata montada con sabor a toffee (saborizada con sirope Carte Dor). Es un bizcocho muy jugoso, tierno, de sabor totalmente diferente a lo que hayamos probado antes, solo sin decoración ni relleno ya está riquísimo. Lo volveré hacer sin duda






Mousse de la pasión

Sin duda unas de las primeras cosas que nos pasan cuando emigramos de nuestra tierra tropical hacia Europa es que echamos de menos nuestras frutas. La lechoza, la parchita, el melón rosado (el de verdad), un buen mango con sustancia, la guayaba!!! en fin... pudiera estar toda la tarde nombrándolas.
Aunque es verdad que en algunos supermercados y fruterías se consiguen, nunca es igual en sabor ni en tamaño, aun recuerdo cuando vi un aguacate y me reí tanto de lo chiquito que era...
Para alegría nuestra ya hay algunos zumos que nos van consolando, pero estoy segura que este postre que a continuación daré la receta no es lo mismo si lo hacemos con la pulpa de la fruta.. incluso para decoración o para cuajarlo en los cascos y hacer una presentación exótica y natural.

Ingredientes:
2 sobres de gelatina de limón
1 lt de zumo de maracuya (Mercadona, Carrefour) si en donde vives tienes acceso a esta fruta, haz un litro concentrado y sin azúcar
1 lata de leche condensada de 400 gr
3 huevos separados claras y yemas
una pizca de sal
spray desmoldante o clara de huevo


Preparación:
En una olla ponemos a calentar medio litro de zumo de maracuya teniendo cuidado que no rompa a hervor. una vez caliente echamos en forma de lluvia el polvo de la gelatina de limón y al mismo tiempo vamos removiendo con un batidor para que la gelatina se diluya. reservamos.
En la licuadora o con una batidora de mano y un bol grande vamos a mezclar la leche condensada, el medio litro de zumo de maracuya que aun nos queda y las 3 yemas de huevo, batimos muy bien hasta que todos los ingredientes estén mezclados y consigamos hacer espuma.
Montamos las claras de huevo a punto de nieve, con una pizca de sal para que queden mas firmes.
A la mezcla de zumo y leche condensada vamos a incorporar la gelatina que ya deberá estar templada y vamos removiendo con cuidado hasta que este todo integrado.
Finalmente vamos a ir mezclando las claras montadas, poco a poco para que no pierdan volumen.

La mousse la vertemos en un molde de gelatina (yo suelo usar moldes de silicona o bol de cristal). Si en casa tenemos spray desmoldante le ponemos un poco al molde, si no pincelamos con clara de huevo. Esto hará que sea mas fácil desmoldar la mousse. Dejamos cuajar en la nevera unas 3 horas aproximadamente. Queda mucho mejor si lo dejamos de un día para otro.

Me hubiese gustado tener mas fotos, pero prefiero ser sincera y no publicar fotos de otras personas, así que les dejo la única foto que pude hacer. Está riquísimo y con la base de gelatina y claras, cambiando los sabores podemos hacer la mousse que queramos: con gelatina y zumo de piña por ejemplo, o con fresas ummmmmm. Buen provecho y hasta la próxima